Cinco dudas de un alcalde… ante un servicio público externalizado

El alcalde de la ciudad donde vivo es un joven profesional, alegre, lleno de energía, recién llegado a la política local. No consigo descubrir dónde encuentra un segundo de su tiempo ni un Mb de espacio libre en su cerebro para algo que no sea poner en práctica sus ilusiones de cambio, de mejora continua de los servicios públicos y de la buena marcha económica del Ayuntamiento.

En los próximos meses se enfrenta a la renovación del contrato de Limpieza Viaria y Recogida de RSU. Es, sin duda, el que más recursos económicos consume, mas de siete millones de euros al año y, obviamente, el tema le preocupa. En ocasiones, tomando café, me traslada esas dudas y preocupaciones, que yo intento aclarar apoyado en mis años de experiencia en el sector.

Os presento, junto con mis respuestas, las cinco dudas más significativas de este alcalde.

1º ¿Después de dieciséis años, el servicio actual, es el que de verdad necesita mi Ayuntamiento? Olvídate del servicio actual, escribe en un folio en blanco tu ideal de servicio (sin demasiado detalle, generalizando). Consulta a agentes sociales su opinión sobre la percepción actual y apóyate en los técnicos municipales para no soñar con imposibles, técnicamente hablando. En resumen, haz un boceto de cómo te gustaría que fuera el servicio. Ya lo valoraremos luego pero, con toda seguridad, lo que quieres será más barato que lo que tienes.

2º ¿Cómo puedo reducir el coste del servicio mejorando la calidad? (aquí me manifiesta que no esta contento con el servicio actual). ¡Cuidado con el concepto de calidad! La calidad que de verdad importa es la percibida por el ciudadano, no la que se plantea en las ofertas de los licitadores. Seguramente en tu ideal de servicio no aparecerán tareas que se realizan actualmente (quizá en Galicia no sea necesario el baldeo mecánico diario, por poner un ejemplo) y eso ya supondrá redirigir los recursos hacia una mayor garantía de calidad percibida. Harás foco donde más se necesita.

3º ¿Cómo puedo elaborar un Pliego de Condiciones innovador que recoja lo que el Ayuntamiento necesita? Valora el tiempo disponible y la capacidad de los recursos técnicos municipales. Implícalos en un cambio radical del servicio actual, evita la copia, el corta y pega. Si, como es frecuente, los servicios técnicos municipales están desbordados en el día a día, solicita ayuda a especialistas externos (primer intento de que me contrate). Pero siempre como ayuda, como un apoyo, trabajando en equipo con los técnicos municipales, discutiendo y reflexionando, consultando y viviendo el Ayuntamiento. Aunque no puedan solos, nunca debes dejar a los técnicos municipales totalmente al margen.

4º ¿Cómo puedo controlar el servicio adjudicado y medir la calidad ofrecida? Destina un pequeño porcentaje del coste total del contrato a un control externo por parte de una empresa especializada. Un control tanto económico financiero como operativo (segundo intento sin éxito). El concepto de capataz-vigilante ya no vale. La firma de la certificación mensual debe venir avalada por la garantía de cumplimiento del servicio contratado. La empresa encargada del control deberá establecer, de acuerdo con el Ayuntamiento, los niveles de aceptación de servicio que garanticen esa calidad ofertada, deberá también diseñar los indicadores que midan el nivel acordado y, finalmente, deberá elaborar los informes periódicos de cumplimiento. Sobre estos informes se certificará y se pagará (a poder ser pronto, para evitar intereses de demora).

5º ¿Cómo puedo modificar el contrato si el futuro trae nuevas necesidades? Consulta qué cláusulas permitirían la modificación del contrato y en que situaciones (tracto sucesivo). Pero cuidado: deben operar en ambos sentidos. Si surgiera algo que alterara el equilibrio económico del contrato, ajeno al contratista, este deberá ser compensado. Se trata de un socio con derecho a un lícito beneficio. Aquí suele haber conflictos y sería bueno recurrir a especialistas externos que valoraran la idoneidad o justificación de los cambios (es el tercer intento y ya casi se acaba el café). El TRLCSP y numerosa jurisprudencia puede ayudarte. Apóyate en tus órganos de control interno (Secretario e Interventor) para buscar la mejor solución a lo que pretendes. Como decía un buen amigo mío, a la sazón, interventor municipal, “con la Administración Pública se puede hacer casi todo o casi nada, solo depende de la voluntad, implicación y liderazgo de la persona con quien te encuentres”.

Después del café, la duda que las engloba a todas: ¿cómo puedo conseguir la máxima eficiencia y eficacia de los recursos empleados? La máxima eficiencia y eficacia sólo se consigue cuestionándotelo todo, evitando la inercia de años pasados, rompiendo moldes, afrontando problemas, negociando mucho y, sobre todo, definiendo una estrategia clara de futuro.

Yo soy consultor y él alcalde y amigo, sólo me ha invitado a un café. Le he intentado contestar con sinceridad y honestidad, dejando hasta en tres ocasiones la puerta abierta para que se rasque los bolsillos y me contrate una asesoría como es debido (remunerada, claro está). No ha habido éxito, pero creo haber ayudado.

Saliendo de la cafetería, hablamos de la internalización de servicios. Manifiestamente interesado en el tema, me dice “oye, ¿que pasaría si internalizo el servicio en vez de convocar un nuevo concurso? Yo le respondo “nada, es una opción igual de válida”. Pero en ese mismo instante y desde el móvil, le mando un e-mail con mis tarifas por si acaso… porque eso ya son palabras mayores.

 

Foto: Trabajadores del servicio de recogida de RSU | Sergio González